El Huerto del Cura

El emblemático Huerto del Cura, el más famoso y visitado por los turistas que llegan a Elche es un ejemplo de transformación de un huerto tradicional en un jardín. Lo compone más de un millar de palmeras datileras, entre las que destaca la celebérrima Palmera Imperial, de ocho brazos.

Cartel Músicos en el Paraíso 2013

Con el Huerto del Cura se inicia el turismo en Elche. A finales del siglo XIX este jardín aparecía en las primeras guías turísticas europeas y con el paso de los años el Huerto del Cura se convirtió en referente del turismo en Elche, hasta la Declaración del Palmeral como Patrimonio de la Humanidad.

El Huerto del Cura fue declarado Jardín Artístico Nacional en el año 1943, junto a la Alhambra y el Generalife y ha recibido visitas ilustres: monarcas, políticos, músicos, literatos, científicos, o pintores que dieron su nombre a algunas de las palmeras del Huerto.

La palmera datilera, considerada el árbol de la vida por las tres religiones que convivieron en Al Andalus: el judaísmo, el Islam y el Cristianismo, tiene un lugar privilegiado en el jardín del Edén. Y hace del Huerto del Cura, un lugar no menos privilegiado, integrado en este oasis, un legado cultural que rememora y reivindica una convivencia pacífica y un diálogo intercultural.

Siguiendo la tradición vinculada al turismo y a la conservación del patrimonio medioambiental, los propietarios del Huerto del Cura, desde hace casi 100 años, la familia Orts, quiere dar un nuevo uso público al Huerto. Quiere abrirlo a la ciudadanía y a los visitantes con un producto turístico, coherente con el entorno, con sus valores patrimoniales y que fomente el turismo cultural en la ciudad de Elche, a través de la música, el paisaje, la gastronomía y los itinerarios culturales. El objetivo es disfrutar de un espacio único y de una experiencia única, con una serie de conciertos dentro de un programa que hemos llamado Músicos en el Paraíso.